martes, 19 de abril de 2011

La sala de las Dos hermanas

El nombre de la Sala de las Dos Hermanas no se atribuye a ninguna  leyenda, el nombre de esta sala se debe a dos grandes losas idénticas de mármol que se encuentran en el piso de la sala. Esta sala era el centro de un complejo de varias salas  que servían de residencia a la Sultana y su familia real siendo utilizada por ejemplo por la madre de Boabdil que vivió aquí con sus hijos, tras ser repudiada por Muley Hacén.
La sala de las Dos Hermanas fue construida por Muhammad V durante la primera parte de su reinado (entre 1354 y 1358) y tiene la función de trono o sala del consejo de visires , llamado menxuar para el sultán de forma  representativa y de aparato, ya que un segundo mexuar con funciones administrativas, que se hallaba anexo, ha desaparecido. Fue una de las primeras salas que se había construido en 1362 porque no se encontraba ni el patio de los leones ni el resto de las salas.
La sala de las Dos Hermanas presenta un espacio central de planta cuadrada, cubierto con cúpula de mocárabes sobre tambor octogonal, rodeado por tres salas laterales, y al fondo se abre un mirador, como sala del trono porque los jardines con su fuente se hallaban abiertos sobre Granada antes de las reformas del emperador Carlos V, el sultán podía contemplar la capital del sultanado.( En la imagen de la izquierda observamos un detalle de del mirador y justo abajo el palacio de carlos V como parte de las reformas que hizo en la Alhambra).
 La Sala,  semejante a la de los Abencerrajes, también se encuentra  elevada con respecto al Patio desde el que se accede por una única puerta con un arco semicircular, que conserva las puertas de madera originales ricamente decoradas mediante composiciones geométricas.
El pavimento de la sala, de mármol, posee una pequeña fuente con surtidor y un canalillo que conduce el agua hasta el patio de los Leones.
El zócalo de alicatados, uno de los más originales por su peculiaridad de toda la Alhambra, es una bella composición geométrica a base del entrelazado de cintas de varios colores.
La decoración de yesería es característico del arte nazarí en grandes paños separados por inscripciones epigráficas, cubre por completo los muros con diversos temas, entre los que podemos encontrar tanto el clásico lema de los nazaríes «Sólo Dios es vencedor» como, por ejemplo, unas manos cerradas. Todo el conjunto culmina en la cúpula de mocárabes que, a partir de una estrella central, se desarrollan mediante el conocido teorema de Pitágoras. Es de gran belleza, la iluminación que  ha sido perfectamente estudiada, mediante la abertura de ventanitas laterales, convierte a la cúpula como dice Ibn Zamrak en su poema en una preciosa flor de una riqueza exquisita donde también  podemos encontrar un fragmento sobre  zócalos de azulejos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada